Archivo de la etiqueta: periodismo

Periodismo de un vistazo, la nueva era que llega con el Apple Watch

Aunque los dispositivos wearables o "vestibles" existen desde hace más de un par de años ha sido la llegada del Apple Watch la que parece haber revolucionado un segmento en el que hasta ahora pocos creían pero del que ahora se habla como el futuro. Sus aplicaciones son enormes, ¿tal vez infinitas?, especialmente en el terreno de la salud pero también parece haber provocado un interesante movimiento de fichas en el periodismoThe New York Times habla del "glance journalism" o "periodismo de un vistazo", una nueva forma de consumir la información de actualidad, una "nueva forma de contar historias" sin embargo ¿estamos ante más de lo mismo? ¿Será efectivamente una nueva manera de comunicar o también una nueva forma de hacer periodismo? ¿Cómo podría afectar a un sector ya tocado por una fuerte crisis de credibilidad?

Seguir leyendo Periodismo de un vistazo, la nueva era que llega con el Apple Watch

La importancia de citar las fuentes, también en el blog

Una de las máximas del periodismo, y de la comunicación en general, es citar la fuente de información sin embargo, esta práctica es habitualmente olvidada en muchos medios. ¿Por qué es tan importante citar la fuente?

Seguir leyendo La importancia de citar las fuentes, también en el blog

Ébola y España, un incomprendido ejemplo para el mundo

El virus del Ébola ya ha salido de los límites geográficos africanos motivo más que suficiente para que sea ahora, y no antes, cuando el “primer mundo” comience a preocuparse. Durante casi cuarenta años desde que el virus hizo su aparición más de 4000 personas han muerto en África pero hasta ahora eso no ha importado más que a un puñado de voluntarios médicos, misioneros y, en general, personas de buena fe que literalmente han sacrificado sus vidas por los demás y han levantado la voz comunicando lo que había mientras que Estados Unidos, Francia, Inglaterra y otras muchas naciones “adelantadas” miraban hacia otra parte. Pero ahora que el virus del ébola ha hecho acto de presencia con un caso es España y dos en EE.UU, ya podemos estar en alerta mundial y las farmacéuticas ya pueden desviar parte de los miles de millones que invierten en cremas de baba de caracol para las arrugas, cremas anticelulíticas y estudios para vencer la piel de naranja en salvar vidas humanas.

Ébola en España

Y en todo ésto, España tiene un profundo remordimiento de conciencia con lo sucedido, le pesan los más de cuatro mil negritos muertos y por los que, al igual que el resto, no ha hecho nada. Pero España ha querido enmendar el error “sacrificándose” para que el mundo entero sepa lo que NO hay que hacer ante una epidemia de ébola.

Sí lectores y lectoras, porque mientras el mundo entero se parte de risa antes los ya innumerables errores cometidos en la gestión de la crisis del Ébola en España, lo que no saben es que todo estaba perfectamente planeado y orquestado y es que todos sabemos que de los errores se aprende mejor y por ello se ha querido poner en práctica esa premisa de que se aprende mejor explicando lo que no hay que hacer, que explicando lo que hay que hacer:

    • la ministra Ana Mato no da explicaciones sobre el Ébola en España porque sea una incompetente, ¡qué va! Si no para demostrar al mundo cómo no hay que gestionar una epidemia de este tipo desde las altas esferas. Sólo hay que cumplir dos reglas para ello: (1) no contestar a nada, ni cuando te interpelan por tu nombre y apellido, y (2) pasarle el “marrón” al que tenga a tu lado. ¿No me creeis? Mirad mirad:

    • el consejero de sanidad de Madrid, que “ya llegó comido al cargo” , acusa con toda su buena fe a la enferma Teresa de mentir y ocultar su contacto con el ébola, pero lo hace para mostrar a todos que no hay que buscar culpables:

  • Teresa, enfermó de ébola por voluntad propia. Cuando se quitaba el traje pensó: voy a tocarme la cara con el guante para que todo el mundo sepa que no debe tocarse la cara con el guante.
  • Los cursos de instrucción que se suelen impartir en dos semanas para protegerse del ebola, aquí se imparten en 30-40 minutos, y sin practicar sobre como ponerte o quitarte el traje de protección. Pero es para que cuando haya cientos de muertos se pueda decir: lo hicimos así para demostrar que las prisas no son buenas.
  • A un médico de los que atendieron a Teresa, el Dr. Parra, le estaba corto el traje de protección, pero fue también por voluntad propia, ¿quien le manda ser tan alto?
  • El mismo médico, después de eso atender a Teresa, sale en rueda de prensa improvisada, rodeado de periodistas y un día después, cuenta que el traje le estaba corto y por precaución se autoingresa en el hospital. El motivo: demostrar al mundo cómo se podría contagiar el ébola y que así el mundo pueda defenderse mejor.
  • Los trajes de protección usados hasta ahora han sido de nivel 2 también de forma intencionada, para que la comunidad internacional tome conciencia de que deben seguir los protocolos y emplear los de nivel 4
  • Excalibur, el perro de Teresa ahora convertido en cenizas, fue sacrificado-asesinado aún sin demostrarse que estuviese contagiado de ébola, precisamente para demostrar que no hay que sacrificar a los animales, si no aprovechar su cercanía a la enfermedad para investigar.

    Excalibur era el perro de Teresa. Sin comprobar si portaba el virus del ébola fue sacrificado con el beneplácito político y judicial. En países más avanzados se acoge al animal para investigar posibles curas o vacunas
    Excalibur era el perro de Teresa. Sin comprobar si portaba el virus del ébola fue sacrificado con el beneplácito político y judicial. En países más avanzados se acoge al animal para investigar posibles curas o vacunas
  • El Ministerio de Sanidad prácticamente no ofrece información y la ministra Ana Mato anuncia que va conociendo la evolución de Teresa a través de los medios porque todo el mundo sabe que, para no generar alarma, es mejor correr un tupido velo, no informar o hacerlo de forma descoordinada y mal.
  • Mariano Rajoy no cesa a Ana Mato, ni Ignacio González cesa al consejero de sanidad de Madrid, ni Rajoy cesa a González por no cesar al de Sanidad. En España nadie dimite ni nadie es cesado pero ¿por qué? Es evidente, para poder decirle a la comunidad internacional: miren señores, gente así de incompetente e ignorante es precisamente la que ustedes deben evitar colocar en ningún cargo de responsabilidad.
  • ¿Y para qué escuchar al conductor de la ambulancia que traslada a Teresa? No no no, mejor sigue llevando a enfermos de aquí para allá y así comprobamos como se transmite el ébola no sea que los expertos se hayan equivocado

Entiéndase, por favor, en todo lo anterior la ironía pero desde el corazón os digo que no puedo entender semejante cantidad de disparates por parte de tantas personas, con cargos tan diversos, formación y experiencia tan variada, etc. Por ello sólo puedo entenderlo acudiendo a la intencionalidad, a que todo se ha hecho a posta para demostrar algo porque de otra forma no hay manera lógica de comprender cómo puede existir tal cantidad de incompetentes en este país.

PD: esta gente no merece la salida parcialmente digna que implica dimitir, merecen ser cesados y largados a casa a ver la televisión o leer un poco, a ver si así aprenden algo, especialmente sentido común y humildad, a ayudar así de verdad a su país manteniendo las manos quietas y la boca cerrada.

SEO, los errores más frecuentes en el hipertexto

El hipertexto es una de las esencias de la nueva comunicación en red; confiere al artículo escrito y leído una estructura abierta y no cerrada donde es el lector el que, a través de los enlaces internos, marca su propio camino de lectura. Por ello, la inserción de enlaces en la escritura digital para complementar o corroborar contenidos resulta de vital importancia.

Diferencia entre la estructura de un texto normal y el hipextexto
Diferencia entre la estructura de un texto normal y el hipextexto

En ocasiones sin embargo, cometemos cierto errores a la hora de introducir esos enlaces o links en nuestros artículos de forma que no solo van en contra del posicionamiento web SEO si no que además, y lo mas importante, dificultan la lectura a nuestros lectores. Por todo ello Ramón Salaverría, Profesor Titular de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, especializado en medios digitales, nos muestra las pautas que debemos seguir a la hora de introducir enlaces en nuestros artículos, algo que yo os voy a contar en forma de los errores mas frecuentes a la hora de introducir links en la escritura digital:

  1. No contrastar el texto de los enlaces. Por evidente que resulte, es necesario comprobar que la información a la que remitimos a nuestro lector es la correcta.
  2. Usar la referencia hipertextual (es decir, la dirección web “http://www…) como anclaje de los enlaces.
  3. Saturar el texto de enlaces. Debemos incluir los enlaces estrictamente necesarios, ni más, ni menos.
  4. No distinguir los enlaces principales de los secundarios. Para ello podemos usar negrita en los principales, de esta forma el lector sabrá que ese es un enlace importante.
  5. Repetir enlaces.
  6. Utilizar anclajes textuales largos. Para remitir a un enlace basta con una,dos o tres palabras, no es necesaria una frase ni mucho menos un párrafo completo, si no aquellas que relacionan con consistencia los anclajes textuales con las referencias hipertextuales es decir, el anclaje textual indica el contenido al que se refiere la referencia hipertextual, de esta forma el lector sabe hacia donde se dirige.
  7. Situar los enlaces al comienzo del párrafo o antes de que el lector pueda conocer hacia donde irá si hace clic.
  8. Remitir a portadas de medios. Lo ideal es remitir a la noticia, artículo, etcétera exacto.
  9. No identificar que el enlace remite a una dirección de correo.
  10. No especificar el formato y tamaño del documento enlazado. Tal vez al lector no le interese en este momento descargar un pdf de gran tamaño.

Estos son algunos de los errores más frecuentes en la inserción de enlaces en nuestros artículos. A continuación os dejo el vídeo del profesor Ramón Salaverría donde, además de explicarlo mucho mejor que un servidor, os desvelará algunos errores más que yo he preferido dejar que los explique él mismo.

Censurados.

Censurados

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978:

Art.20 Constitución Española 1978+

Se dice que España es un país democrático y libre. Y a los políticos, grandes directivos de prensa, etcétera no sólo de nuestro país si no de todo el llamado “mundo libre y democrático” se les llena la boca hablando de libertad de expresión. Pero la realidad es bien distinta.

Cuando hablamos de censura la mayoría de ciudadanos, especialmente los que han tenido que vivir épocas y situaciones bien distintas y más complicadas, recrean la imagen del antiguo censor que, bolígrafo en mano, tacha y reescribe aquello que de acuerdo con la moral oficial del régimen no puede ser expresado públicamente. Con la llegada de la democracia desapareció la censura oficial pero comenzaron a levantarse los cimientos de otra censura mucho más perversa basada en la manipulación y el miedo bajo la máscara de una falsa libertad de expresión encubierta. Es la censura actual.

La censura, o simplemente no poder o deber expresar libremente lo que cada individuo realmente piensa, impregna toda nuestra sociedad actual, desde gobiernos hasta al ciudadano más desconocido, pasando por empresas de todo tipo y, muy especialmente, compañías vinculadas a los sectores de la comunicación y la información.

A nivel político, la disciplina de partido supone uno de los mayores atentados a la libertad de expresión; aquel que se aparta de la opinión oficial del grupo político o sindicato al que pertenece es considerado díscolo y, de materializar su postura individual, será sancionado (recordemos las múltiples multas que por este hecho acumula la diputada “popular” Celia Villalobos como otros tantos) e incluso corre el riesgo de ser apartado.@jalfocea en Flipboard

En el sector de la comunicación, llamado a facilitar información veraz en favor de que el ciudadano  sea capaz de conformarse una opinión libre y fundamentada, la censura campa a sus anchas. Cada medio de comunicación presenta su propia línea editorial. Hasta ahí de acuerdo, nada que objetar. El problema surge cuando una visión determinada del estado de las cosas impide el afloramiento de opiniones divergentes. Y ésto, por desgracia, es práctica diaria. De todos es sabido que determinados profesionales del periodismo no tienen cabida en determinados medios, al igual que otros han sido expulsados por no coincidir con la línea del medio, una razón que, en ocasiones, no se han molestado en disimular.

Cuando la prensa sobrevive gracias a las subvenciones públicas otorgadas por el dedo del gobierno de turno ¿qué podemos esperar? La prensa actual (y no me refiero sólo a los periódicos pero sí especialmente a ellos) vive una época de franca crisis de credibilidad cuyos culpables no son si no ellos mismos, por no haber sabido encontrar un modelo económico adecuado y haber optado por plegarse a las voluntades gubernamentales que, previo pago (o subvención) controlan el ideario comunicativo profesional.

La femmeTambién otras empresas y compañías se han plegado a nuevas formas de censura amparándose en esa falsa libertad imperante. ¿Cuántos juegos, libros, obras de arte etcétera no han visto la luz por ser considerados “incorrectos”? Recientemente la compañía estadounidense Apple negaba la inclusión de una novela francesa titulada La Femme en su tienda online de ebooks porque en su portada aparece una mujer con los pechos al descubierto. Es sólo el más reciente de cientos de ejemplos que, buscando, encontramos.

La censura actual no sólo forma parte de gobiernos, instituciones o grandes medios de comunicación. Lejos de lo que a primera vista pueda parecer, la censura nos da de lleno en la cara a todos y a todas en nuestra vida anónima y cotidiana.

La actual crisis económica se ha manifestado como uno de los mejores motores para incentivar la práctica de la censura. Con más de seis millones de parados en nuestro país, el miedo a perder el trabajo que tanto se necesita se ha convertido en el mejor aliciente para “cerrar la boca”. Horas extra sin pagar, retrasos en el pago del salario, reducciones de sueldo u horas de trabajo, traslados, control de la vida personal…prácticas a todas luces, cuanto menos, inmorales y abusivas, que miles de personas se ven “obligadas” a soportar sin manifestar la menor oposición. ¿No es ésto si no una manifestación de censura basada en la amenaza oculta y el miedo constante?

Así, el miedo se ha convertido en el mejor aliado de la censura.Y si aún no os habéis dado cuenta, bajo todo lo anterior subyace la peor de las censuras posibles, la autocensura.

Es la censura basada en el miedo, la autocensura, la que minuto a minuto está corrompiendo el mal llamado sistema democrático y de libertades. Recuerdo a varios trabajadores (profesionales del periodismo) pedir disculpas por haber difundido información falsa, e incluso silenciarla, obedeciendo órdenes de instancias superiores, en el momento en que Radio Televisión Valenciana fue finalmente clausurada. No juzgo, no es mi cometido, pero está ahí y es una auténtica vergüenza.

Frente a ello, las redes sociales (Twitter, Facebook, blogs…) se habían mostrado como el reducto de la libertad de expresión, el lugar dónde manifestar abiertamente opiniones personales. Pero ésto también es una verdad a medias. El miedo llega a estos nuevos medios acrecentado, una vez más, por la situación actual. Se ha hecho tristemente necesario controlar y medir mucho tus opiniones; incluso las noticias que retuiteas pueden un día volverse en tu contra

Lamentablamente parece que hoy  la libertad de expresión auténtica sólo está reservada a quienes ya no tienen nada que perder y en el ámbito de las redes sociales.

Documentación y Televisión: relación inseparable

Sala de control de TV3 - © Pep Ribas
Sala de control de TV3 – © Pep Ribas

La televisión y la documentación mantienen una relación no sólo inseparable, si no también necesaria e imprescindible. Toda cadena de televisión cuenta con un departamento de documentación audiovisual encargado de archivar, “curar” y procurar la accesibilidad a todo su material. La finalidad de estas gigantescas bases son fundamentalmente tres:

  • facilitar de forma rápida la información solicitada por los periodistas.
  • facilitar imágenes atemporales para los programas
  • conservación del material audiovisual (del patrimonio)

La documentación audiovisual en televisión

Ésto es lo que muy acertadamente indican Jorge Caldera Serrano y Pilar Arranz Escacha en la obra Documentación Audiovisual en Televisión, editada por UOC dentro de la serie “El profesional de la información”.

Documentación audiovisual el televisión EDITORIAL UOC (cubierta del libro)
Documentación audiovisual el televisión EDITORIAL UOC (cubierta del libro)

La obra en cuestión trata de forma muy amena, breve pero a la vez exhaustiva diversos aspectos en esta relación entre televisión y Documentación desde el origen de los sistemas de información documental en televisión hasta la, a veces, difícil, tensa y incluso polémica relación entre periodistas y documentalistas en cuanto a quién debe hacerse cargo de gestionar y garantizar la conservación y accesibilidad de las bases de documentación audiovisual creadas.

Los autores mencionados sitúan la aparición de los sistemas de información documental de las cadenas de televisión en “la necesidad de explotación -comercial e interna- de los recursos audiovisuales de la empresa” concretando además una doble rentabilidad para las empresas: el abaratamiento de los costes de producción, y rentabilidad patrimonial (preservación del patrimonio audiovisual).

No entraré aquí en otros aspectos de gran interés tratados en este libro como el lugar que ocupa el servicio de documentación en el organigrama general de una empresa televisiva, su estructura interna, las características de la información audiovisual en general y en el ámbito de los informativos en particular, etcétera, pues no es objeto de este artículo presentar un resumen de los contenidos de la obra que, por otra parte, aparecen perfectamente definidos y explicados en la misma.

Sin embargo, sí conviene destacar dos importantes aspectos tratados por sus autores. Por una lado, los grandes cambios producidos en las redacciones con la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, algo de lo que ya hemos hablado extensamente en diversos artículos de este blog, pero que aquí se sintetizan de forma, nuevamente, muy acertada como son cambios en los soportes (mayor capacidad de almacenamiento y conservación) así como una mejora de la accesibilidad por parte de los usuarios (instantaneidad, “ubucuidad”), cambios en los ritmos y técnicas de trabajo, aparición de nuevas funciones y nuevos trabajos (ciberperiodista, gestor de contenidos, media manager, media browser, system manager…) o mejoras en la calidad técnica entre muchos otros.

@jalfocea en Flipboard

El segundo de los aspectos que más ha llamado mi atención en este libro ha sido el tratamiento de la relación entre el periodista y el documentalista en cuanto a la gestión de la documentación audiovisual. ¿Por qué llama mi atención este aspecto? Por una razón muy sencilla: no trata ambas profesiones como autónomas e independientes, si no como actividades vinculadas entre sí. En este sentido, en cuanto a la selección del material a conservar, “deben ser los documentalistas o periodistas del servicio de documentación los que efectúen esa selección y decidan qué material será conservado definitivamente, temporalmente o borrado“. Es una de las pocas veces en las que ambas profesiones no son mostradas de un modo excluyente. A lo largo de las siguientes páginas se continúa dejando entrever de forma más o menos explícita, que los servicios de documentación en las televisiones están, y deben estar, integrados tanto por profesionales de la documentación como por profesionales del periodismo dado que la accesibilidad, facilidad de uso y el mayor conocimiento por parte de los periodistas del sistema de información documental (…) ha provocado que ahora los periodistas también intervienen en las decisiones sobre conservación y almacenamiento de información.

“El periodista tiene que ser más documentalista”

Así, periodismo y documentación son mostradas como facetas complementarias entre sí; de hecho, el planteamiento va más allá al afirmar que “el periodista tiene que ser más documentalista” dado que en la actualidad, tanto periodistas como documentalistas acceden a la información, es necesaria la formación de usuarios es decir, los periodistas han de saber sacar el máximo rendimiento a los sistemas documentales.

En conclusión, periodismo y documentación son mostradas como actividades complementarias y necesarias entre sí sin que por ellos, documentalista y periodista pierdan la esencia de las funciones de su labor profesional.

NOTA: si estáis interesados en esta materia podéis consultar más información acerca de este libro o acceder a su compra desde aquí y si queréis leer más acerca de los cambios ocasionados por las nuevas tecnologías en los terrenos de la información, la documentación, la comunicación o el periodismo podéis acceder a una selección de artículos aquí.

Espero que os haya gustado el post de esta semana y si es así, no olvidéis el clic en “me gusta” y, sobre todo, dinfundirlo por vuestras redes sociales. Un saludo y hasta la próxima semana.