Archivo de la etiqueta: redes sociales

Facebook tiene un impacto negativo en la sociedad

O al menos eso es lo que opina uno de cada cuatro estadounidenses de acuerdo con una reciente “encuesta rápida” realizada por la agencia de marketing y mercados Honest Data, Inc. Y que pone de manifiesto que Facebook ha perdido una parte importante de la confianza de los usuarios. Seguir leyendo Facebook tiene un impacto negativo en la sociedad

Redes sociales y celebrities #EBE16

La segunda ponencia de la tarde ha estado a cargo de Alberto Guerrero, Ingeniero de Telecomunicaciones que también ejerce como Digital Strategist de diferentes celebridades en las redes sociales como Gerard Piqué. Guerrero nos ha puesto imaginariamente frente a la responsabilidad de emprender la estrategia de comunicación de una celebritie.

“Redes sociales y fama, un arma de doble filo”

Antes de utilizar las redes sociales siempre es necesario hacerse algunas preguntas y tener en cuenta algunos factores:

  • Preguntarse qué se desea comunicar
  • Ser conscientes de nuestras limitaciones
  • Considerar el factor oportunidad: hay comentarios que pueden no ser oportunos en determinados momentos

Al emprender una estrategia de comunicación en medios sociales hay que plantearse y determinar el objetivo que se persigue. A menudo, los objetivos inicialmente planteados no son tales, si no más bien medios hacia un fin. Es el caso de los siguientes:

  • Incrementar la presencia en las redes sociales: sí, pero ¿para qué?
  • Ganar seguidores en Twitter, Facebook, Instagram… ¿Y luego?
  • Incrementar los ingresos económicos, algo que puede no ser percibido de forma positiva por los seguidores en tanto que no se les muestra contenido que les interesa

Tener un canal propio de comunicación ya comienza a ser un objetivo viable; pero el objetivo fundamental no debe ser otro que el alimentar el Personal Branding, la propia marca personal dando a conocer otras facetas de la vida de la celebritie más allá de lo que es su actividad diaria: cantar, jugar al futbol, etcétera.

Otro objetivo esencial, en directa relación con la propia marca personal, es fomentar las relaciones sociales: opinar, conversar, compartir experiencias, preguntar. .. “sobre lo que apetezca y cuando apetezca”.

En definitiva, las redes sociales deben ser utilizadas por las celebrities, y yo diría que por cualquier usuario, para mostrarse tal y como uno mis­mo es.

“La ventaja de ser auténtico comunicando es que no defraudas a nadie” (Alberto Guerrero)

¿Por qué los usuarios abandonan Facebook?

Hace sólo unas semanas hablábamos sobre Los 11 motivos por los que nos dejan de seguir en Twitter sin embargo ésto no es un problema para el enorme crecimiento experimentado durante los últimos años por esta red social de microblogging. En el lado opuesto, Facebook, la mayor red social con más de mil millones de usuarios que, a pesar de todo, los va perdiendo. ¿Por qué? La principal razón que nos viene a la mente hace referencia a cuestiones de privacidad, muchos usuarios de Facebook sienten que su privacidad se encuentra amenazada en esta red social y, aunque todo ello siempre dependa del uso que cada uno haga y de las medidas que tome, lo cierto es que la política de privacidad de Facebook siempre ha resultado un tanto ambigua.

Por qué los usuarios abandonan Facebook
Por qué los usuarios abandonan Facebook

Esta puede ser la causa principal, pero no la única. A finales del pasado año la web Mashable realizó un estudio entre la llamada “Generación Y”, así denominada porque sus fechas de nacimiento se sitúan entre finales del siglo XX y comienzos del XXI y es que, son precisamente los jóvenes los que más han causado baja en la red social de Mark Zuckerberg; los motivos tienen que ver con su intimidad y su tranquilidad. Facebook es percibida por estos jóvenes como una red invasiva que, a pesar de no cesar de enviar estímulos a sus usuarios, no logra generar una “interacción social verdadera” exponiendo además su vida ante personas por las que no quieren ser observados.

Lo peor de todo esto (y me refiero a lo peor para los intereses de esta red social) es que estas razones, casi un año después, continúan plenamente vigentes lo que supone que, o bien Facebook no ha hecho nada efectivo por remediarlo o bien, en caso de haberlo hecho, no lo ha sabido transmitir de forma adecuada con el fin de que cambie la percepción que se tiene de esta red social.

En conclusión, cinco son los motivos principales por los que los usuarios, especialmente jóvenes, abandonan Facebook, a saber:

  1. Facebook es demasiado “apabullante” es decir, la inmensa cantidad de publicidad, publicaciones de usuarios, contenidos provenientes de otras redes sociales enlazadas y, en definitiva, la inmensidad de contenidos, deja poco lugar para entablar conversaciones con la gente que de verdad nos interesa, aproximadamente el 10% de nuestros “amigos”, una lista que suele estar repleta de personas, instituciones, etcétera que ni siquiera conocemos.
  2. Escapar del espionaje de jefes presentes y futuros. Es un secreto a voces que nuestras publicaciones en Facebook son rastreadas por los departamentos de recursos humanos de muchas empresas lo que nos puede acarrear más de un problema. Además, a veces no importa el cuidado que nosotros tengamos en la gestión de nuestra “identidad digital” pues son nuestros contactos, con sus publicaciones, fotos, etiquetas, etcétera los que pueden acabar por desvelar información sobre nosotros que no deseamos que sea pública.

    Facebook | IMAGEN: mkhmarketing en Flickr
    Facebook | IMAGEN: mkhmarketing en Flickr
  3. Para superar rupturas y/o crisis personales. Ese carácter “apabullante” que mencionábamos antes puede ser especialmente molesto en situaciones críticas motivo por el cual muchos usuarios deciden dejar de recibir estímulos que para ellos resultan negativos abandonando Facebook.
  4. Problemas de “ansiedad” provocados por las continuas preguntas de Facebook sobre la situación académica, profesional, sentimental, etcétera, que afecta especialmente a personas que no se sienten realizadas. De nuevo aquí vemos ese carácter invasivo.
  5. Incongruencia entre “identidad real” e “identidad online”. Por lo visto, muchos usuarios consideran que Facebook les crea una identidad en la red que no se corresponde cien por cien con la realidad (observemos para ello de nuevo el punto dos).

UN CONSEJO: si deseas abandonar Facebook definitivamente no basta con desactivar tu perfil, has de borrar totalmente tu cuenta. Si no sabes cómo hacerlo te cuento cómo aquí.

Los 11 motivos por los que nos dejan de seguir en Twitter

Hoy os traigo una simple y más que lógica infografía elaborada por Sergio García López en su blog “Sergarlo.com” que nos muestra los 11 motivos principales por los que podemos perder followers en Twitter.

En ocasiones, cuando nuestra lista de seguidores en Twitter desciende, nos preguntamos a qué se debe. En muchas ocasiones no depende de nosotros, simplemente es que otro usuario resulta no tener los mismo intereses que nosotros y por tanto, ya no nos sigue. Pero en la mayoría de caso depende de nosotros mismos, o de nuestras “malas acciones”. Repetir los mismos tuits constantemente, no aportar nada nuevo, utilizar Twitter como un escaparate donde bombardear con nuestra publicidad o, sencillamente, no interactuar, son algunos de los motivos principales y es que siempre debemos tener presente que Twitter, como Facebook, Instagram, Pinterest y otras tantas redes sociales son precisamente eso, redes sociales, lugares donde interactuar con el resto de usuario, no un mero escaparate de contenidos.

Con estos 11 “Tweet Consejos” que nos ofrece Sergio podremos poner remedio a esa pérdida de followers y, sobre todo, aprender a utilizar con mayor eficacia y eficiencia esta magnífica red social de microblogging que es Twitter, que presenta cientos de posibilidades (como Twitter en la educación) y que, para mí, es la mejor sin duda.

11 Motivos por los que nos dejan de seguir en Twitter
11 Motivos por los que nos dejan de seguir en Twitter

FUENTE: Sergarlo

El quinto poder: el poder de las Redes Sociales

Portada de La Vanguardia Dossier, nº50, Enero-Marzo 2014
Portada de La Vanguardia Dossier, nº50, Enero-Marzo 2014

Con frecuencia, tal vez con mucha frecuencia, las redes sociales son poco menos que demonizadas. No podemos ignorar los riesgos y peligros derivados de un mal uso de las mismas (algo que podríamos tratar en otro post), pero sólo de eso, de su mal uso; las redes sociales no son negativas en sí mismas, mas bien todo lo contrario. En los últimos años las redes sociales están cobrando un enorme protagonismo; están colaborando en la difusión de la información y el conocimiento a una velocidad y alcance nunca vistos; están ayudando a nivel personal a muchos individuos y, especialmente, están “devolviendo el poder a la ciudadanía”.

Podríamos pasar horas, días, debatiendo los múltiples ámbitos de aplicación de las también múltiples y diversas redes sociales existentes y tal vez no acabaríamos. En este post vamos a mencionar sólo algunos, por cuestiones de espacio y tiempo, y os animo a participar con vuestros comentarios sumando todos aquellos aspectos positivos, ámbitos de aplicación, etcétera en el que las redes sociales contribuyen de uno u otro modo a mejorar nuestras vidas.

Las redes sociales y la aproximación de individuos.

Tal vez ésto resulte absolutamente evidente pero a veces resulta necesario pararnos a reflexionar precisamente en lo más evidente. Las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales han superado las barreras del tiempo y el espacio. Ya no importa si estamos lejos o cerca pues podemos leernos, escucharnos y hasta vernos en tiempo real. Ésto, que a simple vista puede resultar anecdótico, sitúa a profesionales, investigadores, estudiantes, instituciones en contacto entre sí de una forma que antes no era posible; conecta a profesionales de la información con fuentes de información a las que antes, simplemente, no tenía acceso.@jalfocea en Flipboard

Y en el ámbito más personal, las redes sociales conectan a personas. Son muchas las personas en todo el mundo que por cuestiones de edad, movilidad, etcétera padecen de una soledad que las redes sociales ayudan a mitigar.

También ponen en contacto las redes sociales a individuos en circunstancias similares. Me refiero a personas que han padecido cualquier tipo de trauma y que a través de Twitter, Facebook, Blogs… encuentran a semejantes con los que compartir unas vivencias y superar situaciones para ellos traumáticas.

Las redes sociales como “poder social”.

No podemos dejar de un lado el acercamiento entre individuos para tratar el tema de las redes sociales como un instrumento del poder del pueblo. Facebook, YouTube o, especialmente, Twitter, han demostrado ser eficaces instrumentos de canalización a las demandas populares, ¿por qué si no recientemente en Turquía su primer ministro Recep Tayyip Erdogan ha restringido el acceso a Twitter y YouTube? ¿Por qué si no internet está tan férreamente controlado como en China o incluso prohibido como en Corea del Norte?

Iniciativas como change.org han unido a personas alejadas en causas comunes. Y en muchos casos el resultado ha sido triunfal.

Algunas peticiones actuales en change.org
Algunas peticiones actuales en change.org

 

Asociaciones en defensa de enfermedades raras, de la sanidad pública, afectados por las hipotecas, por las preferentes, organizaciones no gubernamentales y un larguísimo etcétera ahora están más próximas que nunca no sólo para conectar a individuos con colectivos sociales, si no también para conectar a colectivos sociales en defensa de unos intereses comunes (aunque en este aspecto aún queda mucho “segmentarismo” por superar). Y ello a través de redes sociales.

Comenzaron con los SMS y continuaron con Twitter. Las acciones de protesta espontáneas, o planificadas,  cobran fuerza gracias a la inmediatez y el alcance geográfico de las redes sociales cuyos límites son sólo los límites del propio planeta.

Las redes sociales y su papel en la educación y el conocimiento abierto.

Twitter, Youtube, Facebook, Blogs, etcétera. Todo ellos son redes sociales que tienen un componente lúdico, pero también todos ellos han contribuido a la difusión del conocimiento y la información como ningún instrumento hasta ahora había conseguido y sólo equiparable a la aparición de la imprenta entendida en su debido contexto histórico.

El blog, como éste que estáis leyendo, otro que poseo sobre recursos educativos para las Ciencias Sociales e infinidad de blogs que podemos encontrar, han dado voz a todos y sus contenidos son tan variados como personas y temáticas existen en nuestra Humanidad.

recursosccss.wordpress.com
recursosccss.wordpress.com

Un reciente debate en LinkedIN planteaba una sencilla cuestión: ¿cuál es la temática de vuestro blog?. Un pregunta simple pero de sorprendentes y variadas respuestas: actualidad tecnológica, tecnología aplicada a la educación, recursos educativos, arte, aplicaciones enfocadas al diseño artístico, plantas, animales, historia, geografía, matemáticas, experiencias personales…en fin, todo lo que se nos pueda ocurrir, y mucho más. El blog, unido a la enorme capacidad de difusión de redes sociales como Twitter y Facebook, han llevado el conocimiento hasta prácticamente todos los rincones del planeta (donde existe acceso a internet evidentemente) y además, de forma gratuita contribuyendo además a despertar y acentuar el altruismo de muchos usuarios que escriben sólo por el deseo de difundir.

Y qué decir de la difusión de la información de más rabiosa actualidad. ¿Quién no se ha enterado de grandes noticias a través de Twitter? Sin ir más lejos ayer mientras realizaba la compra me enteraba via Twitter de la renovación del gobierno francés.

Twitter en la educación tiene enormes posibilidades. YouTube es un gran almacén de conocimiento. FaceBook y sus grupos unen a estudiantes, profesionales y simples admiradores en torno a una temática concreta donde compartir y crear conocimiento.


Como decía al comienzo, podríamos seguir así durante largo tiempo, exponiendo temáticas y casos concretos en los que las redes sociales han actuado, a través de la mano del usuario, de forma positiva en mejorar numerosos aspectos de nuestras vidas, pero este post se haría demasiado largo. Así que os toca a vosotros dejando en los comentarios vuestros ejemplos, o en Twitter o dónde queráis porque de un modo u otro llegará a muchas personas, y eso es de lo mejor que tienen las redes sociales.

Post “Prime Time”: ¿cuál es el momento ideal para publicar?

post prime timeComo ya sabréis muchos de los que me seguís con cierta regularidad, una de mis “obsesiones” en internet es que la información llegue a todos. Casi con toda probabilidad ésto sea una utopía, pero aún así me conformo con que la información y el conocimiento llegue, cada día, a más personas. Y en esta humilde batalla personal me he puesto a investigar acerca de cuál es el momento ideal para publicar un post o artículo teniendo como objetivo la mayor difusión posible.

Resulta que, al igual que en televisión existe la franja del prime time o intervalo horario de mayor audiencia donde, por lo tanto, la publicidad es mucho más cara dado que alcanza a un mayor volumen de clientes potenciales, también en el terreno de los blogs y redes sociales existe esa franja prime time, aunque en este caso nosotros no cobremos por publicidad 🙂

El “prime time” para publicar un post

A los pocos meses de comenzar con este blog, no recuerdo muy bien cuándo ni dónde, leí que una buena hora para publicar mis posts era las nueve de la mañana. Hasta entonces no tenía un horario fijo, publicaba cuando escribía, sin embargo seguí esta indicación y efectivamente las visitas comenzaron a subir y, por tanto, a llegar a un número mayor de lectores a los que el tema en cuestión les podría interesar.

Sin embargo, el prime time de un post no es ese.

Día de la semana ideal para publicar tu post

Ya de por sí existe una enorme diferencia entre publicar los días laborales y publicar en fin de semana. El sábado es con diferencia el peor día para publicar un post frente a los martes y miércoles que se han mostrado como los días perfectos para difundir nuestros escritos.

La hora de publicar tu post

Si existe diferencia entre publicar un post en uno u otro día, también la existe evidentemente entre publicar a una u otra hora. Aunque he podido leer que una buena hora de publicación es la hora de la “siesta española” (lo cuál acabaría con un mito) lo cierto es que la mayoría de las opiniones que he podido leer al respecto apuntan hacia dos momentos concretos del día:

  • las 11:00 para blogs de negocios y temática similar.
  • las 23:00 para posts del resto de temáticas (ocio, cultura, entretenimiento, etc.), un momento en que gran parte de nuestros potenciales lectores se encuentran frente al televisor, descansando, pero también con el móvil o tablet bien cerca.@jalfocea en Flipboard

¿Y cuál es el momento de difundir tu post por las redes sociales?

Aquí nos encontramos con un tremendo inconveniente: hay muchas y muy variadas redes sociales y, por lo tanto, igualmente de variados son los hábitos de los usuarios. Sin embargo, nuestro blog y nuestros posts estarán dirigidos a un sector de la población más restringido y, normalmente, emplearemos siempre Twitter y Facebook como redes sociales principales.

Así que, delimitando este campo a estas redes, el momento idóneo para lanzar nuestros posts a través de las redes sociales coincidiría con el momento idóneo de publicar dichos posts, es decir, en torno a las 11:00 de la mañana y 23:00 horas de la noche


Por tanto, podríamos concluir que el Post Prime Time, al menos para los que no publicamos diariamente, sería el martes o miércoles en torno a las 23:00h. Dado que, y no me importa reconocerlo, y al igual que muchos de vosotros, aún sigo aprendiendo de estas cosas de redes sociales, blogs, SEO, etcétera, me váis a permitir utilizar este post como prueba, y a vosotros como mis “conejillos de indias” (con todo el cariño) y en unas semanas os contaré los resultados. Mientras, también podéis aplicar estas pautas a vuestro propio blog (si no lo tenéis os animo fervientemente a crear uno) y compartir vuestras experiencias en los comentarios de este artículo.

Y ya de paso no te pierdas Los 7 mejores consejos para el éxito de tus posts.

Censurados.

Censurados

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978:

Art.20 Constitución Española 1978+

Se dice que España es un país democrático y libre. Y a los políticos, grandes directivos de prensa, etcétera no sólo de nuestro país si no de todo el llamado “mundo libre y democrático” se les llena la boca hablando de libertad de expresión. Pero la realidad es bien distinta.

Cuando hablamos de censura la mayoría de ciudadanos, especialmente los que han tenido que vivir épocas y situaciones bien distintas y más complicadas, recrean la imagen del antiguo censor que, bolígrafo en mano, tacha y reescribe aquello que de acuerdo con la moral oficial del régimen no puede ser expresado públicamente. Con la llegada de la democracia desapareció la censura oficial pero comenzaron a levantarse los cimientos de otra censura mucho más perversa basada en la manipulación y el miedo bajo la máscara de una falsa libertad de expresión encubierta. Es la censura actual.

La censura, o simplemente no poder o deber expresar libremente lo que cada individuo realmente piensa, impregna toda nuestra sociedad actual, desde gobiernos hasta al ciudadano más desconocido, pasando por empresas de todo tipo y, muy especialmente, compañías vinculadas a los sectores de la comunicación y la información.

A nivel político, la disciplina de partido supone uno de los mayores atentados a la libertad de expresión; aquel que se aparta de la opinión oficial del grupo político o sindicato al que pertenece es considerado díscolo y, de materializar su postura individual, será sancionado (recordemos las múltiples multas que por este hecho acumula la diputada “popular” Celia Villalobos como otros tantos) e incluso corre el riesgo de ser apartado.@jalfocea en Flipboard

En el sector de la comunicación, llamado a facilitar información veraz en favor de que el ciudadano  sea capaz de conformarse una opinión libre y fundamentada, la censura campa a sus anchas. Cada medio de comunicación presenta su propia línea editorial. Hasta ahí de acuerdo, nada que objetar. El problema surge cuando una visión determinada del estado de las cosas impide el afloramiento de opiniones divergentes. Y ésto, por desgracia, es práctica diaria. De todos es sabido que determinados profesionales del periodismo no tienen cabida en determinados medios, al igual que otros han sido expulsados por no coincidir con la línea del medio, una razón que, en ocasiones, no se han molestado en disimular.

Cuando la prensa sobrevive gracias a las subvenciones públicas otorgadas por el dedo del gobierno de turno ¿qué podemos esperar? La prensa actual (y no me refiero sólo a los periódicos pero sí especialmente a ellos) vive una época de franca crisis de credibilidad cuyos culpables no son si no ellos mismos, por no haber sabido encontrar un modelo económico adecuado y haber optado por plegarse a las voluntades gubernamentales que, previo pago (o subvención) controlan el ideario comunicativo profesional.

La femmeTambién otras empresas y compañías se han plegado a nuevas formas de censura amparándose en esa falsa libertad imperante. ¿Cuántos juegos, libros, obras de arte etcétera no han visto la luz por ser considerados “incorrectos”? Recientemente la compañía estadounidense Apple negaba la inclusión de una novela francesa titulada La Femme en su tienda online de ebooks porque en su portada aparece una mujer con los pechos al descubierto. Es sólo el más reciente de cientos de ejemplos que, buscando, encontramos.

La censura actual no sólo forma parte de gobiernos, instituciones o grandes medios de comunicación. Lejos de lo que a primera vista pueda parecer, la censura nos da de lleno en la cara a todos y a todas en nuestra vida anónima y cotidiana.

La actual crisis económica se ha manifestado como uno de los mejores motores para incentivar la práctica de la censura. Con más de seis millones de parados en nuestro país, el miedo a perder el trabajo que tanto se necesita se ha convertido en el mejor aliciente para “cerrar la boca”. Horas extra sin pagar, retrasos en el pago del salario, reducciones de sueldo u horas de trabajo, traslados, control de la vida personal…prácticas a todas luces, cuanto menos, inmorales y abusivas, que miles de personas se ven “obligadas” a soportar sin manifestar la menor oposición. ¿No es ésto si no una manifestación de censura basada en la amenaza oculta y el miedo constante?

Así, el miedo se ha convertido en el mejor aliado de la censura.Y si aún no os habéis dado cuenta, bajo todo lo anterior subyace la peor de las censuras posibles, la autocensura.

Es la censura basada en el miedo, la autocensura, la que minuto a minuto está corrompiendo el mal llamado sistema democrático y de libertades. Recuerdo a varios trabajadores (profesionales del periodismo) pedir disculpas por haber difundido información falsa, e incluso silenciarla, obedeciendo órdenes de instancias superiores, en el momento en que Radio Televisión Valenciana fue finalmente clausurada. No juzgo, no es mi cometido, pero está ahí y es una auténtica vergüenza.

Frente a ello, las redes sociales (Twitter, Facebook, blogs…) se habían mostrado como el reducto de la libertad de expresión, el lugar dónde manifestar abiertamente opiniones personales. Pero ésto también es una verdad a medias. El miedo llega a estos nuevos medios acrecentado, una vez más, por la situación actual. Se ha hecho tristemente necesario controlar y medir mucho tus opiniones; incluso las noticias que retuiteas pueden un día volverse en tu contra

Lamentablamente parece que hoy  la libertad de expresión auténtica sólo está reservada a quienes ya no tienen nada que perder y en el ámbito de las redes sociales.

Mis razones para tener un blog

     dogtags

      Hace unos cinco meses decidí emprender mi tercer intento por tener un blog. Previamente ya había publicado dos sin embargo caí en lo que a la mayoría nos suele pasar: una inicial falta de inspiración que me condujo a no publicar regularmente y acabar abandonándolo casi sin darme cuenta. Pero hace cinco meses decidí que definitivamente quería tener un blog desde el que poder compartir cualquier cosa: opiniones, conocimientos, etcétera así que lo enfoqué a mi propia formación y mis intereses.

      Lo diseñé y enlacé desde el principio con mis redes sociales (Twitter, Facebook, LinkedIN) y comencé a programar entradas sobre aquello que quería contar, con el fin de establecer un “obligación” que poco a poco se convertiría en agradable rutina. Poco a poco, aunque mucho más rápido de lo que podía esperar, mi blog comenzó a tener visitas de muy diversos lugares, comenzó a ser difundido por otros lectores, a recibir comentarios positivos, etcétera. Y todo ello me ha ido animando cada día más a seguir publicando.

      Así, desde el 14 de mayo que publiqué mi primer post, he recibido más de 4.300 visitas a mis entradas relacionadas sobre todo con nuevas tecnologías y educación.

      Son muchos aún los que piensan “¿para qué tener un blog?” sin embargo, tras estos cinco primeros meses puedo afirmar que las ventajas son más que evidentes. Desde el punto de vista personal podríamos decir que “alimenta nuestro ego”, pero en el buen sentido: recibir visitas continuas que aumentan con el tiempo, comprobar como otros difunden tus artículos, leer comentarios positivos o ir incrementando el número de seguidores te llena de satisfacción interior y te hace pensar que algo estás haciendo bien. Pero lo más importante es la contribución social que se puede hacer desde un blog. No soy un experto en nuevas tecnologías, ni tampoco en educación, ni en muchísimos otros temas pero estoy seguro, y así me consta, de que algunos de mis posts han animado a otras personas a indagar en profundidad sobre algunos aspectos de los que tal vez sólo habían escuchado algunas pinceladas.

Así que, si he contribuido lo más mínimo en la difusión del conocimiento, aunque sólo haya sido en una persona, mi trabajo ha merecido, merece y merecerá la pena.